Cronología

  • Certificaciones del Senado Académico Núm. 55 y 56 (1994-95). Constituyen el Comité Especial para la Reconceptualización del Bachillerato (Comité de Reconceptualización) con la encomienda de “repensar todo el bachillerato” del Recinto. El Comité comienza sus trabajos en enero de 1995. El Recinto recibe fondos y asesoría profesional de la American Council on Education, que auspicia la Fundación W. K. Kellogg.
  • Diciembre 1997. Circula en el Recinto el Anteproyecto Un Nuevo Bachillerato para el 2000 del Comité de Reconceptualización.
  • 1998. La Oficina de Planificación Académica (OPA) del Decanato de Asuntos Académicos publica el Perfil del Estudiante de Bachillerato: Percepción Estudiantil del Bachillerato, estudio que solicitó el Comité de Reconceptualización. Los hallazgos, basados en las contestaciones mayoritarias de los 661 estudiantes que contestaron el cuestionario, contradicen lo que expone el Proyecto.1
  • Octubre 1999. Circulan en el Recinto el Proyecto Un Nuevo Bachillerato para el 2000 del Comité de Reconceptualización junto al Planteamiento Disidente de Sylvia Rivera Viera, Representante de la Facultad de Estudios Generales (FEG) ante el Comité. También circula la Reconceptuación del Componente de Estudios Generales de la FEG.
    • Durante el periodo de 1997-2001 se expresaron críticas fundamentadas sobre ambos, el Anteproyecto y la versión preliminar del Proyecto, mediante resoluciones, cartas, informes de departamentos, presentaciones ante facultades, artículos y otros trabajos. 2
  • Noviembre 1999. Circula en el Recinto Hacia una Comunidad de Aprendizaje: Reflexiones y Recomendaciones sobre los Procesos de Enseñanza-aprendizaje en el Recinto de Río Piedras, como parte de la iniciativa ACE/Kellogg. Se convierte en política del Recinto. Recomienda establecer el Centro de Excelencia Académica.
  • 2001. Estudio de Egresados del Bachillerato de OPA del Decanato de Asuntos Académicos. Los hallazgos, basados en las contestaciones mayoritarias de los 1580 estudiantes que contestaron el cuestionario, también contradicen lo que expone el Proyecto.3
  • Febrero 2001. Circula en los departamentos de matemáticas y áreas cuantitativas del Recinto el Informe La Interpretación y la Comprensión: Elementos Fundamentales del Razonamiento Cuantitativo del Grupo 4 del Proyecto ACE/Kellogg.
    • áProfesores de Ciencias Naturales y Administración de Empresas firmaron una Resolución de no endoso en la que enumeran las graves deficiencias de dicho documento, en cuanto a sus premisas, metodología, estudios de apoyo, conclusiones y recomendaciones. Dicha Resolución se presentó ante el Senado Académico.
  • Mayo-junio 2001. Convocatoria 2001-2002 Iniciativa para la Renovación Académica, Vicepresidencia para Asuntos Académicos e Investigación de la UPR. Le da alta prioridad a financiar proyectos de revisión curricular “en alineación con las iniciativas de reconceptualización del bachillerato.”
  • 9 mayo 2001. Carta firmada por más de 180 miembros del personal docente del Recinto dirigida al Rector George Hillyer. Solicita “una reunión del claustro del Recinto de Río Piedras para examinar cuidadosamente los méritos y alcances del referido Proyecto antes de la votación del mismo en el Senado Académico.”
    • Esta solicitud fue desatendida a pesar de que miembros del Grupo de Universitarios pro Excelencia Académica le dio seguimiento mediante comunicaciones a Rectoría.
  • 10 mayo 2001. Reunión del Claustro del Recinto bajo la dirección del Rector George Hillyer. áDesde el comienzo miembros del Grupo de Universitarios pro Excelencia Académica trataron de presentar moción para solicitar reunión claustral para discutir el Proyecto. No se les permitió. Uno de los líderes de la Reconceptualización presentó la cuestión de quórum.
  • 21 mayo 2001. El Senado Académico aprueba la versión final del Proyecto sin que las facultades y escuelas tuvieran la oportunidad de examinarlo, y con la oposición de los senadores estudiantiles y claustrales de varias facultades.
    • El 22 de mayo Maricarmen Martínez (FEG) somete su renuncia como Senadora por considerar que ese cuerpo es “un foro en el que se violenta el derecho parlamentario, se abusa del poder, se excluyen experiencias y se silencian voces.” Señala que en la reunión del 21 de mayo se “atropelló” su “derecho como senadora” y alude a las “prácticas de mordaza que se exhibieron en la única asamblea del claustro que este Rector ha convocado.” Añade, “esta Administración cuenta con el apoyo de intelectuales que hasta el día de hoy consideré como voces que interpelaban el poder, para finalmente convencerme de que se trata de una alianza cuyos nudos recuerdan los cabellos de Medusa.” Sugiere que, “por la violación del proceso parlamentario la reunión de ayer 21 de mayo pueda ser impugnada.” En la reunión del Senado del 20 de febrero de 2003, otra Senadora calificó de “antiética” la forma en que se tomaron unos acuerdos en esa reunión del 21 de mayo de 2001.
  • 27 agosto 2001. Memo del Decano Asociado de Asuntos Académicos, Jimmy Torres, a los Decanos de Facultad y Directores de Escuela. Les solicita que “a la mayor brevedad comience el proceso de selección de los representantes a cada comité (Comités de Implantación, según lo disponen las págs. 38-48 del Proyecto) que corresponden a su Facultad o Escuela.”
  • 24 septiembre 2001. El Rector envía el Proyecto a la Junta Universitaria y a la Junta de Síndicos.
  • 13 diciembre 2001. El Rector somete a la consideración de la Junta Universitaria el Proyecto. Le recaba su “atención a este asunto ya que la implantación del nuevo bachillerato es un proyecto prioritario para el Recinto de Río Piedras y el mismo podría incidir en el quehacer académico de otras unidades de la Universidad de Puerto Rico.”
  • 6 febrero 2002. Plan para la Evaluación Sistémica de los Programas Académicos de la OPA. El Proyecto y Hacia una comunidad de aprendizaje son dos de los “documentos pertinentes a la evaluación de programas.”
  • 22 febrero 2002. Circular Núm. 31, 2001-2002 del Rector. Informa la designación de Pedro Sandín como Decano Asociado a cargo de la Implantación del Nuevo Bachillerato, efectivo el 4 de febrero de 2002.
  • 14 marzo 2002. Memo de Pedro Sandín, Decano Asociado a cargo de la Implantación del Nuevo Bachillerato, a los miembros del Consejo de Implantación y del Comité de Educación General del Nuevo Bachillerato. Los convoca a la primera reunión, el 3 de abril de 2002, con el propósito de “organizarnos para iniciar formalmente el proceso de implantación del Nuevo Bachillerato del Recinto de Río Piedras.” (El Decano de Asuntos Académicos, Carlos Ramos, dirigió la reunión.)
  • 2 mayo 2002. El Grupo de Universitarios pro Excelencia Académica (Grupo de Universitarios) presenta Apelación ante la Junta Universitaria y la Junta de Síndicos. Expone las razones por las cuales les solicitan que “no aprueben la implantación de un proyecto en torno al cual existen serias interrogantes y que, por ende, encierra repercusiones potencialmente negativas sobre generaciones futuras de estudiantes, nuestra Institución y nuestro País.”
  • 15 mayo. El Secretario Ejecutivo de la Junta Universitaria, Jorge Cruz Emeric, contesta que la Junta no tiene jurisdicción para atender la apelación porque no afecta adversamente al Grupo de Universitarios.
  • 21 mayo. El Grupo de Universitarios fundamenta porqué sí les afecta adversamente el Proyecto. Enumera las repercusiones amplias, sustanciales y adversas del Proyecto y las interrogantes sustantivas y procesales que existen en torno al mismo, incluso de índole presupuestaria. Además, expresan su preocupación de que ya se esté implantando el Proyecto, sin que los miembros de las autoridades universitarias de mayor instancia lo hayan considerado y sin la representación estudiantil en los Comités de Implantación. Recalcan que el Proyecto no es meramente unos “lineamientos generales” como éste indica, sino que “cambia sustancialmente la estructura curricular y las propias bases filosóficas de nuestro Bachillerato.”
  • 29 mayo. Cruz Emeric reitera la decisión anterior porque “no se ha podido demostrar que sus derechos [los del Grupo de Universitarios] han sido menoscabados o sufrido un daño, de modo tal que justifique dicha intervención.”
  • 3 junio. El Grupo de Universitarios le reitera a la Junta Universitaria que el Proyecto es “una iniciativa de cambio sustantivo del bachillerato [que] no se apoya ni en el reclamo de la comunidad universitaria (profesores y estudiantes) ni en estudios científicos que lo validen.” Subrayan que los “cambios drásticos” que propone el Proyecto “afectarán el proceso educativo vigente en su forma y contenido”, “lo cual promoverá el diletantismo y la adquisición mecánica del conocimiento.” Solicitan que la Junta “examine en sus méritos los planteamientos” de carácter académico.
  • 24 julio. El Grupo de Universitarios presenta ante la Junta de Síndicos Solicitud de Intervención a tenor con la Sección 13.4.3 del Reglamento General de la Universidad de Puerto Rico.
  • 15 octubre. Reunión del Comité de Asuntos Académicos de la Junta de Síndicos. El Comité “dialoga” con el Presidente de la UPR sobre el Proyecto y la Solicitud de Intervención Directa. El Comité expresa “varias interrogantes” sobre el Proyecto, y el Presidente “acordó someter por escrito información” para la reunión del 26 de octubre de 2002 de la Junta de Síndicos, en particular sobre la “alegación de que en el Recinto de Río Piedras se ha comenzado a crear cursos dirigidos a implantar el nuevo concepto de Bachillerato.” El Informe de la reunión no incluye cuáles fueron las “varias interrogantes” ni qué consideración se dio a la Solicitud de Intervención.
  • 20 noviembre. Certificación Núm. 60, 2002-2003 de la Junta de Síndicos. Certifica que en reunión del 16 de noviembre la Junta de Síndicos declaró no ha lugar la Solicitud de Intervención y acordó que el único trámite requerido para adoptar “principios, guías, esquemas curriculares, modelos o métodos para desarrollar, crear o revisar programas académicos” es “el que corresponde a las instancias académicas y administrativas de la unidad institucional.”
  • 5 diciembre. Carta del Grupo de Universitarios al Secretario Ejecutivo de la Junta de Síndicos, Luis Villaronga. Le solicita, para más tardar el 13 de diciembre, documentación relacionada con las deliberaciones que culminaron en la Certificación 60.
  • 20 diciembre. El Grupo de Universitarios solicita nuevamente dicha documentación. áFinalmente, el Grupo de Universitarios recibe respuesta el 8 de enero de 2003. Villaronga indica que ni la Junta ni sus comités transcriben las discusiones de sus reuniones. Incluye documentación que se menciona en esta Cronología pero que no arroja información sobre las deliberaciones que culminaron en la Certificación 60. El acta de la reunión del 16 de noviembre de la Junta de Síndicos indica que “la información [sobre el Proyecto] fue llegando poco a poco” y que el Comité de Asuntos Académicos no había examinado el Proyecto. El Presidente “clarifica” que lo que aprobó el Senado Académico es una “secuencia curricular” pero reconoce que “no sabe cómo se articuló el esquema aprobado por el Senado.”
    • Hay que destacar que ya desde el 17 de diciembre de 2001 el Grupo de Universitarios había escrito al Presidente, Antonio García Padilla. Luego de felicitarle por su nombramiento, le expresaron sus preocupaciones sobre el Proyecto y le solicitaron les concediera reunión. Asimismo el 15 julio 2002 escribieron carta a la Rectora, Gladys Escalona, en la cual la felicitaron por su nombramiento y le solicitaron les concediera reunión para discutir con ella un “asunto urgente”, la solicitud de reunión claustral del 9 de mayo de 2001 que el ex-Rector desatendió. La Rectora no les concedió dicha reunión.
  • 3 mayo 2002. Memo del Decano de Asuntos Académicos, Carlos Ramos, a los integrantes de los Comités de Implantación del Nuevo Bachillerato. Les invita a taller el 17 de mayo de 2002 “con el fin de dar inicio formal al proceso de implantación del nuevo esquema curricular de bachillerato.”
    • En ese taller, de todo el día, hubo presentaciones de Pedro Sandín y Rafael Irizarry sobre el proceso de implantación, y de las facultades y escuelas que han comenzado la implantación del Proyecto. Los comités iniciaron sus labores.
  • 28 mayo 2002. Reunión del Senado Académico. El Decano de Asuntos Académicos incluyó en la agenda el nombramiento de un Coordinador Sistémico a cargo de implantar el Nuevo Bachillerato en todo el sistema de la UPR. Varios senadores cuestionaron este punto por contravenir acuerdos previos de dicho cuerpo.
  • Septiembre 2002. El Departamento de Matemática de la Facultad de Ciencias Naturales aprueba, sin la debida deliberación y con oposición, un programa curricular a tenor con el Proyecto. El nuevo programa permite que un egresado con un B.S. con concentración en matemática nunca haya visto una ecuación diferencial ni haya tomado curso alguno de física.
  • 17 octubre 2002. Carta a la Rectora firmada por 24 Senadores Académicos. Exigen que “se respete la reglamentación institucional.” Señalan que “usted y otros altos funcionarios del Recinto han manifestado que este Proyecto no tiene que recibir el aval de la Junta de Síndicos.” Añaden que estas expresiones y la ausencia de “evidencia oficial” de que las distintas instancias universitarias “hayan considerado el Proyecto son una clara violación de la Certificación 93-113, 1993-94 del Consejo de Educación Superior y del propio Proyecto” que en dos ocasiones (págs. 32 y 38) indica que se someterá a la consideración de la Junta de Síndicos.
  • 24 octubre 2002. Informe de las profesoras de la Facultad de Administración de Empresas, María del Rosario Rodríguez Orellana y Trini Ayoroa Santaliz enviado al Presidente, la Junta de Síndicos, la Junta Universitaria, la Junta Administrativa y la Rectora titulado Cambios Sustanciales y Efectos Presupuestarios que Impone el Proyecto Un Nuevo Bachillerato Aprobado por el Senado Académico del Recinto de Rio Piedras el 21 de mayo de 2001. Fundamenta la conclusión de que ya se está implantando el Nuevo Bachillerato a pesar de que las instancias reglamentarias no lo han considerado, en contravención con la reglamentación vigente. Demuestra que el Proyecto no es meramente un “esquema curricular” como alegan éste y altos funcionarios del Recinto, sino que presenta “cambios sustanciales,” según la definición de las Certificaciones Núm. 126, 1980-81 y 93-113 del Consejo de Educación Superior. Subrayan que el Proyecto no sigue estas guías y que, a pesar de su “impacto presupuestario sustancial”, no incluye sección al respecto.
  • 24 octubre 2002. Carta de la Secretaria Ejecutiva Interina, Aurora Sotográs, a María del Rosario Rodríguez Orellana. Certifica que el Proyecto no se ha llevado a la atención de la Junta Administrativa.
  • 6 noviembre 2002. Carta de la Coordinadora del Comité de Asuntos Académicos de la Junta Universitaria, Yolanda Salvá, a la Rectora. El Comité dio por recibido el Proyecto y lo considera sólo como “un marco conceptual para considerarse como parte de la revisión o creación de programas de bachillerato”.
  • 15 noviembre 2002. Carta del Presidente de la UPR a Salvador Antonetti, Presidente de la Junta de Síndicos. Le indica que la Rectora le informó que “el proceso de creación de cursos nuevos continúa muy activo en el Recinto,” y que “es posible” que éstos se consideren electivas bajo el Nuevo Bachillerato, pero que no han sido aprobados como requisitos de éste. Según la Rectora, el programa revisado de Bachillerato en Comunicaciones, en vigor desde agosto, “coincidió” con el proceso de reconceptuación, “por lo que no es de extrañar que algunos de sus requisitos sean afines al espíritu del nuevo esquema de bachillerato [Ö]”.
  • 6 diciembre 2002. Carta de la Oficial Administrativo, Felicia Trinidad Negrón, a Trini Ayoroa Santaliz. Indica que “en los archivos de esta secretaría no existe copia de los documentos solicitados” (presentaciones en torno al Proyecto ante la Junta) y que “la Junta Universitaria no ha emitido certificación alguna con relación” al Proyecto.
  • 11 diciembre 2002. Propuesta del Caucus de Senadores Académicos Estudiantiles que, como “posición oficial del estudiantado del Recinto”, destaca “el error cometido” por el Senado Académico al aprobar el Proyecto y que “la alternativa más honorable sería derogar el Nuevo Bachillerato.” Propone una serie de enmiendas al Proyecto.
    • Durante este semestre los estudiantes retiraron su participación del Consejo de Implantación y los Comités de Trabajo del “nuevo” bachillerato, debido a su oposición al Proyecto.
  • 20 febrero 2003. El Caucus de Senadores Académicos Estudiantiles presentó moción para derogar el Proyecto. Se presentó documento firmado por más de 100 docentes (incluyendo varios profesores emérito) que también solicita tal derogación. [Al día de hoy más de 130 docentes han firmado dicho documento.] Se pospuso la votación sobre la moción hasta tanto se celebrara reunión extraordinaria del Senado Académico y reunión extraordinaria del Claustro durante la presente sesión académica del año 2002-2003 “para discutir el Proyecto.
    • En esta reunión el Senado Académico consideró el Informe que el Decanato de Asuntos Académicos le envió sobre el proceso de implantación del “nuevo” bachillerato. Algunos comentarios fueron los siguientes: “no hay las condiciones ni a corto ni a largo plazo para que se pueda implantar. [Ö] No hay consenso en la comunidad académica sobre este Proyecto; este Proyecto ha sido divisivo, continúa siendo divisivo”, “ha sido accidentado, lento”, “hay malestar entre los profesores”, “hay problemas estructurales”, “no hay una visión clara en términos de la educación”; de parte de un Senador Estudiantil: “me atrevo a decir [Ö] que en ninguna reunión de la Asamblea General de Estudiantes hubo una voz a favor del Proyecto. [Ö] A mí me sorprende la cantidad de profesores cuestionando el Proyecto y yo me pregunto si los senadores que votaron a favor del Proyecto votaron porque estaban a favor o porque sus representados estaban a favor. [Ö] Yo veo una receptividad bajísima” (tomado de la Transcripción de la Reunión del Senado del 20 de febrero de 2003).
  • 21 marzo 2003. La Facultad de Administración de Empresas aprobó por unanimidad una resolución en la que acordó “no atenerse a las disposiciones relacionadas con el esquema curricular del Proyecto.”

á

  • 2 mayo 2003. La Facultad de Estudios Generales aprobó una resolución en la que acordó “solicitar al Claustro y al Senado Académico del Recinto de Río Piedras que se derogue el Nuevo Bachillerato.”
  • 5 mayo 2003. Reunión Extraordinaria del Claustro del Recinto de Río Piedras. Se aprobó por amplia mayoría moción para recomendar al Senado Académico la derogación del Proyecto. Los resultados de la votación fueron: 329 a favor, 72 en contra, y 58 abstenidos.

NOTAS

1 Hallazgos sobresalientes del estudio Perfil del Estudiante:

  • La mayoría expresó satisfacción con los “aspectos, servicios y actividades de la vida estudiantil en el Recinto de Río Piedras.” Los renglones en los que se observa mayor satisfacción son los aspectos curricularescontenido de los cursos y nivel de complejidad de los cursos–, además de con el ambiente universitario en general.
  • La mayoría expresó preferir el ofrecimiento de los cursos básicos durante el primer año de estudios y en la Facultad de Estudios Generales. También prefirió “dejar igual” los componentes del Bachillerato.
  • La mayoría recomendó aumentar los cursos de práctica y participativos de discusión. Esto coincide con las recomendaciones del Proyecto. Sin embargo, contrario a lo que se podría suponer mediante la lectura del Proyecto, la mayoría recomendó “dejar igual” los cursos de laboratorio (de hecho, esta respuesta obtuvo un porcentaje mayor que el aumentar los cursos participativos de discusión) y un 46.3% contestó “dejar igual” los cursos a base de conferencia (un porcentaje superior a los que recomiendan reducirlos; de hecho, un 21.3% incluso recomienda aumentarlos.). La mayoría se expresó satisfecha con su experiencia universitaria en renglones relacionados con su desarrollo personal, académico y profesional.
  • Contrario a lo que se podría suponer mediante la lectura del Proyecto, la mayoría de los estudiantes estuvo de acuerdo o parcialmente de acuerdo con la secuencia curricular, la integración entre las diversas disciplinas y el balance entre el componente teórico y el práctico. Más aún, un 52.1% respondió estar de acuerdo o parcialmente de acuerdo con la flexibilidad del programa y sólo un 38.4% estar en desacuerdo. Cabría preguntar qué recomendaciones haría este grupo de estudiantes para atender ese asunto dado que, por otro lado, la mayoría se expresó satisfecha con la estructura curricular actual.

  2 Selección de documentos que expresan oposición o críticas. Los documentos con fecha de 1998 evalúan el Anteproyecto (1997); los posteriores hasta mayo de 2001, la versión preliminar del Proyecto. Sin embargo, la mayoría de los señalamientos aplican también a la versión final del Proyecto.

  1. Departamento de Bellas Artes. (2000, marzo). Informe del Departamento de Bellas Artes sobre el Proyecto de ;Reconceptualización de Un nuevo bachillerato para el 2000. Río Piedras: Facultad de Humanidades,
  2. Universidad de Puerto Rico. Departamento de Estudios Hispánicos. (1998, febrero). Posición del Departamento de Estudios Hispánicos ante el Anteproyecto para la Reconceptualización del Bachillerato. Río Piedras: Facultad de Humanidades, Universidad de Puerto Rico.
  3. Departamento de Filosofía. (1998, febrero). La postura oficial del Departamento de Filosofía ante el anteproyecto titulado Un nuevo bachillerato para el 2000. Río Piedras: Facultad de Humanidades, Universidad de Puerto Rico.
  4. Departamento de Historia. (2000, abril). “¿Por qué reconceptualizar?” Proyecto. Un nuevo bachillerato para el 2000. Río Piedras: Facultad de Humanidades, Universidad de Puerto Rico.
  5. Departamento de Historia. (1998, febrero). Propuesta de Bachillerato. Río Piedras: Facultad de Humanidades, Universidad de Puerto Rico.
  6. Departamento de Inglés. (2000, marzo). La posición del Departamento de Inglés de la Facultad de Humanidades respecto a las propuestas para la Reconceptualización del Bachillerato. Río Piedras: Facultad de Humanidades, Universidad de Puerto Rico.
  7. Facultad de Estudios Generales. (2000, octubre). Manifestación durante reunión del Senado Académico. Río Piedras: Universidad de Puerto Rico.
  8. Facultad de Estudios Generales. (2001, mayo). Razones en contra del Proyecto. Aprobado en reunión de Facultad.
  9. Facultad de Administración de Empresas. (2000, abril). Resolución de la Facultad de Administración de Empresas en torno al Proyecto: Un nuevo bachillerato para el 2000. Río Piedras: Universidad de Puerto Rico.
  10. Facultad de Administración de Empresas. (2001, febrero). Resolución y Moción ante el Senado Académico de la Facultad de Administración de Empresas sobre el modelo curricular propuesto. Río Piedras: Universidad de Puerto Rico.
  11. Facultad de Administración de Empresas. (2003, marzo). Resolución de la Facultad de Administración de Empresas en torno al Proyecto: Un nuevo bachillerato para el Recinto de Río Piedras. Río Piedras: Universidad de Puerto Rico.
  12. Carta al Senado Académico sobre las deficiencias del Proyecto. Firmada por más de 50 profesores de las facultades de Humanidades, Estudios Generales y Ciencias Naturales en septiembre de 2000.
  13. Resolución de no endoso sobre el Informe La interpretación y la comprensión: Elementos fundamentales del razonamiento cuantitativo. Firmada por profesores de las Facultades de Ciencias Naturales y Administración de Empresas en marzo de 2001.
  14. Alicea, D. (1998). La utopía defectuosa. Río Piedras: Universidad del Turabo.
  15. Ayoroa Santaliz, T. y Rodríguez Orellana, M. (2003, abril ). Proyecto de Reconceptuación: “lo honorable sería áderogarlo”. Diálogo, págs. 23-24.
  16. Duchesne Winter, J. (1999, octubre). El “nuevo bachillerato para el 2000” y el ajuste neoliberal de la universidad. Diálogo, pág. 27.
  17. Pennance, P. (2001, December). Comments on the Quantitative Reasoning Report and the Bachelor’s Reconceptualization Project. Río Piedras: Departamento de Matemáticas, Facultad de Ciencias Naturales, Universidad de Puerto Rico.
  18. Rodríguez Fraticelli, C. (2000, enero). Creando tigres de papel: la estrategia discursiva de la reconceptualización. Diálogo, pág. 24.
  19. Teleman, S. (1999, November). Letter to the Chairman. Río Piedras: Departamento de Matemáticas, Facultad de Ciencias Naturales, Universidad de Puerto Rico.
  20. Vázquez, E. (1998, julio). Reflexiones, comentarios, críticas y recomendaciones sobre el Anteproyecto de Reconceptualización del Bachillerato Universitario y el Componente de Educación General. (Grupo II, Reconceptualización del Componente de Educación General de la Facultad de Estudios Generales).
  21. Documento Reacciones sobre la Propuesta del Caucus Estudiantil. Presentado ante el Senado Académico en áfebrero de 2003. Más de 130 profesores lo han firmado. Solicita la derogación del Proyecto.
  22. Grupo de Universitarios pro Excelencia Académica. (2003, mayo). Debate sobre el Proyecto de Reconceptuación del Bachillerato del Recinto de Río Piedras.
  23. Observaciones sobre el Proyecto de Reconceptualización del Bachillerato del Recinto de Río Piedras 1998-2001. Compendio de inquietudes e interrogantes que departamentos, facultades, escuelas, recintos y otros miembros de la comunidad universitaria sometieron al Senado Académico de 1998 a mayo de 2001 en torno a las versiones anteriores del Proyecto. (Grupo de Universitarios pro Excelencia Académica, abril 2003).

  3 Hallazgos sobresalientes del Estudio de Egresados:

  • No es el número “excesivo” de créditos la causa de que muchos estudiantes tomen nueve semestres o más en completar su grado de bachillerato. Por el contrario, los datos sugieren razones personales o deficiencias en los procesos de matrícula y orientación.
  • La mayoría de los egresados consideró que deben permanecer igual la cantidad total de créditos, el número de créditos requisito de facultad, de concentración, de electivas libres y de cursos interdisciplinarios.
  • La mayoría se expresó satisfecha en particular con los aspectos curriculares (contenido de cursos, calidad académica) y docentes (interés de los profesores en el proceso de enseñanza) de la concentración y los requisitos de facultad.
  • La mayoría se expresó satisfecha con la integración de lo aprendido a sus experiencias personales.
  • Los aspectos positivos principales que señalaron son aspectos curriculares y docentes. Las limitaciones más bien radican en los procesos de matrícula y orientación.
  • La gran mayoría consideró que la formación académica recibida en el Recinto le ha preparado de forma excelente/buena para llevar a cabo estudios posteriores y para competir en el mercado laboral.
  • Philip Pennance, Ph. D.
    Brunilda Cotto Ibarra, Ph. D.

    Mayo 2003
    Index of Documents on Curricular Reform/Deform at the University of Puerto Rico